¡La auténtica camiseta sin mangas Marcel de Roanne en Suiza con Encore!

Calefacción ¡Marcel!

TODO BLANCO, SIN MANGAS, CRUCE MODAS Y JUGÓ CON EL GÉNERO. CÓMO LLEGÓ LA CAMISETA SIN TANQUE A NUESTROS VESTUARIOS.

Ssimple.

Este es el adjetivo que el mundo de la moda asocia con la camiseta sin mangas. ¿Un pantalón vaquero? Con una sencilla camiseta sin mangas. ¿Una larga locura de tul? Con una sencilla camiseta sin mangas. La pieza básica destaca en el armario con una función clave: resaltar. Como una página en blanco que revelaría, por el contrario, lo que debería recordarse en una silueta. El ganador de esta conformación es el cuerpo, ese gran molde. Los bíceps y trapecio regordetes del rapero 50 Cent, por nombrar solo a él, nunca han salido con tanta fuerza como enmarcados por esta ausencia de mangas.

Si la camiseta es tan popular es porque forma parte de una línea de ropa atemporal, tan valorada actualmente, frente a la moda efímera y cara. Piezas fuertes que resisten el paso del tiempo, que van con todo. Piezas tan bien diseñadas que habría que inventarlas si no se hubieran encargado de ellas las primeras máquinas de tejer mecánicas especializadas en calcetería, a finales del siglo XIX, en Francia e Inglaterra. Como su nombre indica, el estibador nació de la economía portuaria, con la necesidad de aligerar la vestimenta de los sudorosos trabajadores que realizaban la descarga (stewarding).) carga que llegue por barco a Londres o Marsella. Era necesario

ropa ventilada, que absorba el sudor y, sobre todo, una prenda ajustada, que no corra el riesgo de quedar atrapada en los engranajes de una máquina.

De trabajadores de Halles a estrellas de Hollywood:

Sin embargo, durante casi un siglo, las máquinas de tejer circulares han producido medias y calcetines sin costuras. Esta técnica fue adaptada para producir camisetas interiores. Los auténticos se tejen con el llamado punto brogue, con nervaduras ajustadas en los laterales, más anchas en la parte delantera, lo que garantiza una gran elasticidad a la prenda de algodón, mucho antes de la invención del elastano. En París, los brazos fuertes de los Halles, los que trasladaban las cajas de alimentos de estos fabulosos mercados centralizados, terminaron cortándose las mangas de sus suéteres. Un calcetero de Roanne, Marcel Eisenberg, rápidamente reprodujo esta idea y el nuevo conjunto recibió el nombre de “marcel”, como él.

Esta ropa interior reclasificada como ropa de trabajo se ha convertido en el emblema de la clase trabajadora, trabajadora y necesitada. En una época en la que la industrialización despojaba a los trabajadores manuales del sentido de su trabajo, el estibador pasó a resaltar los cuerpos masculinos, exponiéndolos a la vista en toda su fuerza salvaje y su impotencia frente a las máquinas. Es esta imaginación a la que Hollywood está apegado: dopado con testosterona, músculos abultados y sudor, la camiseta señala al chico malo. La musa de esta visión sigue siendo evidentemente Marlon Brando en Un tranvía llamado deseo, de 1951. Interpreta a Stanley Kowalski, un trabajador brutal de origen polaco, que se describe a sí mismo como “común como la suciedad”, a quien la frustración social y el deseo sensual empujan más allá de todas las prohibiciones. Una prestigiosa línea de jefes en pantalones cortos y brazos desnudos sigue sus pasos, desde Yves Montand en El salario del miedo (1953) hasta John McClane en Duro de matar , a través de James Dean, Rambo o Robert De Niro. Un término estadounidense un tanto anticuado sigue refiriéndose al estibador como “golpeador de esposas”, en referencia al cliché del proletario exhausto, que se desquita con su esposa.

Una visión más higienista, pero no menos musculosa, coexiste sin embargo con un simbolismo brutalista: es la camiseta deportiva. Los luchadores y otros levantadores de pesas ya usaban trajes sin mangas para que sus esfuerzos fueran claramente visibles para los espectadores. Otras disciplinas se involucraron a principios del siglo XX, cuando la medicina descubrió los beneficios del movimiento. La natación contribuyó especialmente a popularizar esta forma de vestir, ya que las blusas de trajes de baño se inspiraron en ella. Incluso para las mujeres, como demostró la australiana Fanny Durack, primera medallista olímpica en Estocolmo, en julio de 1912. Libertad de armas, de cuerpos, de ideas.

No fue hasta el final de la Gran Guerra que la camiseta sin mangas se estableció en el guardarropa de las mujeres. Aspirando a una vida más emancipada, las “Garçonne” abandonan los corsés y a veces visten faldas cortas, talle bajo y pantalones. La camiseta sin mangas contribuye a esta liberación del cuerpo, pero hace falta agallas para asumir, como lo hace Renée Perle, musa del fotógrafo Jacques Henri Lartigue, sus pechos libres y pesados ​​bajo esta tela que no esconde nada, llena de laboriosa virilidad. Plus tard, dès les an- nées 1960, le débardeur a été de tous les jeux androgynes, floutant les barrières: l'hypervirilité s'est vu réinterprétée en version fragile, un peu garçon manqué sur les seins menus d'une Jane Birkin, por ejemplo. O en la extravagancia exhibicionista, un ingrediente básico de la estética gay.

Desde entonces, la camiseta sin mangas ha seguido jugando con la transgresión de los registros: es lencería, pero inmediatamente se usa sola. Es virginal, pero esconde bien su juego. Es masculino y brutal, pero confiere un encanto cautivador a quienes lo llevan. Es de tradición obrera, pero vive de noche, al ritmo de toda la música. Isabelle Crampes, apasionada de la historia de la moda, acaba de sumergirse en este conmovedor simbolismo, como comisaria general de la exposición “Modelo de ropa” (hasta el 6 de diciembre en el Museo de las Civilizaciones de Europa y del Mediterráneo, en Marsella). Allí se presenta la camiseta de tirantes, junto con las alpargatas, la falda escocesa, el mono y los pantalones de jogging. “Me fascinaba profundizar en los archivos”, dice. Cada imagen de una camiseta sin mangas encontrada fue como un guijarro que el Pulgarcito de la historia habría dejado para ayudarnos a comprender quiénes somos. Esta prenda no ha cambiado nada en 150 años, y nos ha encapsulado mil veces, mil veces liberado. En su blanco puro se revela lo humano.»

La camiseta sin mangas atraviesa tiempos y modas con la barbilla en alto, con toda la elegancia de su bagaje histórico. En la actual búsqueda de la autenticidad, varias casas proponen una fabricación antigua: la francesa Eminence, la suiza Zimmerli, pero también pequeñas empresas de moda que apuestan por la producción local, como la empresa Etablissement Marcel, en Roanne, que pretende revitalizar el leyenda de la región.


También te puede interesar

Ver todo
Example blog post
Example blog post
Example blog post